Eigavisión

Un espacio de reflexión sobre cine japonés

‘Harmonics MinYoung’ y la frontalidad

Leo en la biografía del realizador Sasaki Shoichiro, desconocido hasta ahora para mí, que tuvo una larga y exitosa carrera televisiva como director de ficción para NHK. Harmonics MinYoung (ミンヨン 倍音の法則) supone su regreso al mundo audiovisual, tras 20 años de inactividad, filmando por vez primera un largometraje para su estreno en salas de proyección. No parece que tan prolongada inactividad haya servido a Sasaki para encontrar un cambio de registro. Su realización, poco sutil y demasiado apegada al primer plano y un continuo juego con el zoom, y la textura de la imagen permanecen ancladas en prácticas adecuadas para la pequeña pantalla. La contemporaneidad de la propuesta apenas podría justificarse en un atisbo de incrustación documental a la Eric Khoo –diversos momentos en que la protagonista visita a algunos ancianos artesanos, como el fabricante de silbatos Noda –, o en la secuenciación anárquica de espacios y temporalidades –a caballo entre las contemporáneas Seul y Tokyo o la misma capital nipona y la Nagasaki del periodo bélico, en que la Minyoung del título es alternativamente ella misma o Sueko, la fallecida amiga japonesa de su abuela– que, por otra parte, tampoco constituye exactamente una gran novedad en el lenguaje fílmico y se estropea en buena manera por el manido recurso del sueño del que la protagonista despierta en el tramo final.

No convenció el realizador en su explicación de la recurrencia en los primeros planos frontales, que atribuye a su deseo de que la protagonista apele directamente al espectador. Su confesión de que el origen del proyecto es un guión desarrollado ex profeso como respuesta a la fascinación por el rostro, personalidad y voz de la protagonista, tras conocerla durante unos cursos universitarios, dan pie a pensar más en una fijación personal. Convertida la protagonista en fetiche, el tratamiento del resto de personajes sólo parece diferir en el menor tiempo de exposición en pantalla. Si ya hemos comentado el componente televisivo en la composición de pantalla, la pretendida poesía del relato no parece apoyarse en una selección de imágenes fuertes, por lo que se diría que la querencia por el primer plano es menos fruto de una elección razonada que de la inercia en un proceso creativo poco meditado.

La frontalidad, además, no es exclusiva de la imagen. Se adueña también del registro alegórico que domina la cinta, demasiado tosco y evidente, y de su explicita verbalidad. El relato es narrado por la políglota Minyoung, con apoyo puntual de su hermana menor Soonyoung, que repiten sus frases en japonés, coreano e inglés. Si no es muy sutil el mensaje de entendimiento más allá de los idiomas y la apelación a la música como lenguaje universal y unificador, armonizador, explicita el título, la escena en que una traducción errónea de Soonyoung desencadena una discusión por la bomba atómica entre un japonés y un norteamericano resulta de una superficialidad contraproducente. Más aún, en lugar de dejar que hablen los pentagramas de ese Mozart que la protagonista idolatra, los interludios musicales son principalmente canciones interpretadas, en obsesivo primer plano frontal, por Minyoung. Una de las pocas (y más desconcertantes) excepciones, es la huida de la guerra y el control político de Minyoung, transmutada en Sueko, y sus hijos, que se despiden del viejo caserón familiar con una tonada germánica que parece una extemporánea alusión a las peripecias de la familia Trapp…

Con afán positivo, cabe destacar que esta verbalidad frontal de Sasaki logra deparar una rareza que merece ser valorada. En estos tiempos que, pese a encarnarse en formas diferentes, parecen haber regresado los comisarios políticos que en la película acosan al marido de Sueko, conviene destacar que Harmonics Minyoung verbalice frontalmente algo que no suele escucharse por estos lares: una denuncia explicita de los abusos en el periodo imperialista al pueblo coreano. Una denuncia planteada más allá de un ánimo polemista, con un proyecto de integración que es, en sí misma, la fascinación por la joven, activa, multicultural, optimista, hermosa Minyoung.

Harmonics_Minyoung-p1

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow Eigavisión on WordPress.com
%d bloggers like this: