Eigavisión

Un espacio de reflexión sobre cine japonés

A propósito del TIFF 2014

La 27ª edición del Tokyo International Film Festival me brindó a oportunidad, por primera vez, de vivir un festival de los que se conocen como de clase A, aquellos acreditados por la Federación Internacional de Asociaciones de Productores Fílmicos (FIAPF). Además, pude hacerlo con acreditación de prensa, merced una vez más a los amigos de Cineasia, lo que me permitió acceder a un buen número de proyecciones y conocer algo del funcionamiento interno de un acontecimiento de estas características.

Tenía esbozada una crónica personal de mi experiencia y reflexiones al respecto, que no he podido publicar por falta de tiempo, en la que criticaba algunos aspectos del festival. No me gustó, por ejemplo, el excesivo protagonismo de las instituciones gubernamentales. La presencia del primer ministro Abe, tanto en la alfombra roja como abriendo el libro oficial del festival, era comprensible como cortesía obligada por recibir financiación pública. Pero el autobombo propagandístico y el empeño en colar con calzador el concepto de “Cool Japan” resultó en parte una losa para el acontecimiento. Más llamativo aún era el texto de saludo, en segundo lugar en el libro, de la ministra de Economía, comercio e industria Obuchi Yuko. Y es que Obuchi ya no era la titular al iniciarse el certamen (se vio obligada a dimitir cuatro días antes, envuelta en acusaciones de corrupción) y el uso en su texto del término “Japaneseness” (literal en la traducción al inglés del original 日本らしさ). Sendas muestras de un discurso rancio que debiera ya estar superado, pero sobretodo costosos peajes para una organización que se esfuerza en hacer de este festival un referente en el contexto asiático.

Es inevitable mirar de reojo al festival coreano de Busan que, aun sin estar reconocido como tipo A, ha sabido concitar hábilmente toda la atención regional. Los motivos deben ser sin duda complejos, pero la audacia de su apuesta es el principal de ellos. Por presupuesto e instalaciones, no cabe duda que Busan también tiene apoyo oficial. Sin embargo, esto no parece condicionar al certamen a nivel de programación. El resultado es el éxito: todo el sector quiere estar presente allí mientras a su directo competidor regional, a la sazón un certamen con vocación de liderazgo, como es Tokyo, sólo acuden los medios y profesionales con interés específico en el cine nipón.

La vocación de liderazgo de Tokyo debería plasmarse en función de su excelencia en términos cinematográficos. Pero si el discurso oficial impone una visión nacionalista, la poderosa industria local completa una orientación chovinista que impone numerosas concesiones demasiado costosas. Sólo así se entiende que un buen festival como este vea rebajado su nivel de calidad proyectando. Tengo por norma no hablar mal de ningún film –considero que incluso filmes mediocres pueden contener aspectos interesantes que merezcan ser destacados, y que si no es así no vale la pena escribir o leer de ellos y no merece mención–, pero el sonrojo de programar algo como Until the Day Comes sólo puede entenderse como concesión a las majors que sustentan el evento buscando publicidad en él.

Sumemos a todo ello el seguidismo de los medios de comunicación locales. En general, podemos achacarlo a motivos similares: las majors se publicitan con asiduidad en ellos, lo que supone una fuente de financiación importante. Además, diarios y televisiones suelen formar parte de los comités de producción cinematográfica, por lo que difícilmente tirarán piedras sobre su tejado. Por otro lado, especialmente la televisión, adolece de un marcado papanatismo (en breve comentaré por aquí mi decepcionante, por no decir irritante, experiencia con un programa de televisión).

También me pareció que la interacción entre los cineastas participantes con los medios y la audiencia estaba demasiado sujeta a rigideces organizativas. Falta algo de imaginación para acercar ambas esferas, para innovar en el acercamiento mutuo que haga del certamen algo memorable, una cita ineludible.

Así, la llamativa y muy divulgada diatriba del inefable Kitano, en su intervención como receptor de un premio especial en el TIFF, me pareció de lo más adecuada: señaló todos estos puntos y lo hizo en el lugar y momento adecuado, en el epicentro de la cuestión. Sin embargo, mientras en Europa lo tenemos por cineasta de prestigio, en Japón se le considera más bien como un bufón televisivo. Esto tal vez sirvió para atenuar el impacto de sus críticas.

Pasadas unas semanas (en las que no he podido actualizar con mi planeada crónica), han sido varias los balances que se han publicado de esta edición del festival. Especialmente sangrante fue la firmada por Don Brown para el diario Asahi. Como analista de prestigio, pero también por su condición de extranjero bien versado en el idioma y cultura del país, su ataque tiene un mayor potencial para hacer reflexionar a los implicados. Desde este punto de vista bienvenido sea.

Sin embargo, pese a compartir buena parte de su diagnóstico, no me gustó el artículo de Brown. Me ahorro el repaso exhaustivo que estaba redactando ya que surgió una aparente respuesta de en el blog de Karen Severns que suscribo casi en su totalidad. Sí mencionaré que no soy tan pesimista respecto al nivel del cine japonés (por no alargar más esta entrada, lo haré en un nuevo post), pero sobretodo me incomodó la inadecuada comparativa con Tokyo Filmex. Ni por objetivos, ni por ambiciones ni por envergadura se pueden comparar ambos certámenes. Ni me gustó el tono empleado, entre agresivo y condescendiente, ni la oportunidad de su publicación, en puertas de iniciarse el Tokyo Filmex. El párrafo final tiene un desagradable olor publicitario. Sabiendo que el autor es empleado de este segundo certamen, su ataque al TIFF se me hace aún menos elegante.

tiff2014

Advertisements

2 comments on “A propósito del TIFF 2014

  1. Pingback: Seminario especial JVTA + Nippon Connection + Third Window Films | Eigavisión

  2. Pingback: Presentada la edición 2015 del Tokyo International Film Festival | Eigavisión

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow Eigavisión on WordPress.com
%d bloggers like this: