Eigavisión

Un espacio de reflexión sobre cine japonés

La importancia de llamarse ‘The Legacy of Frida Kahlo’

El acto de nombrar tiene su trascendencia. Del mismo modo que, si nadie está allí para oírlo, se duda si un árbol que cae en medio del bosque hace ruido, podemos dudar si algo que no tiene nombre existe. A los objetos, los individuos o las nociones abstractas se les asigna un nombre para poder hablar sobre ellos, para, de algún modo, certificar su existencia. Sólo lo que no importa a nadie, porqué nadie va a hablar de ello, permanece innominado.

Tras ver フリーダ・カーロの遺 – The Legacy of Frida Kahlo (Kotani Tadasuke, 2014), me quedo con la duda de quién y con qué criterio estableció ese título para la película. Sin duda, la afamada fotógrafa Ishiuchi Miyako se dedica a retratar el legado, en su acepción más material, de la pintora. El documental rastrea sus pasos desde que llega a la Casa Azul con el encargo de documentar los vestidos y otras posesiones de la artista mexicana. Parece una premisa muy clara. Sin embargo, en seguida, el objetivo del documental se nos hace esquivo.

Ishiuchi confiesa no saber demasiado sobre la pintora antes de involucrarse el proyecto. Buscando a Frida encuentra la cultura tehuana, visita la gran pirámide de Teotihuacán para empaparse de energía solar o se enfrenta a la pérdida de un ser querido. Sin una estructura narrativa definida, al menos en apariencia, el film incursiona en todos esos terrenos, y no necesariamente de la mano de la fotógrafa. Los testimonios anónimos que desfilan ante la pantalla muestran un universo femenino que, exceptuando el bullicioso grupo de estudiantes uniformadas, muestran una conexión personal con el imaginario de dolor y muerte. Definitivamente, el título no parece ajustado a lo que ofrece el metraje, que se ve salpicado de pequeñas historias, fragmentos de lo cotidiano, que previenen sobre una idealización de la figura central de Frida, equiparándola a tantas otras vidas anónimas, nada reconocidas pero igual de valiosas. Historias que se entretejen como los bordados que elaboran humildes manos femeninas en Tehuantepec. Al final, el film parece olvidarse de retratar los objetos de Frida, se revela más interesado en documentar la fuerza de voluntad de un puñado de mujeres anónimas, tal vez la de las mujeres como colectivo.

fridaEmbMex

El director Kotani Tadasuke comenta su film en la presentación organizada por la Embajada de México en Tokyo. Agradezco a Emi Ueyama su invitación para asistir al acto

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow Eigavisión on WordPress.com
%d bloggers like this: