Eigavisión

Un espacio de reflexión sobre cine japonés

El viaje sin fin de Sakata Masako

Aseguramos haber domesticado el poder del átomo, pero tal vez sea la humanidad la que está bajo su control.

owaranaitabi

Uno se siente tentado a no añadir nada más a la frase con que la documentalista Sakata Masako sintetiza su película Watashi no owaranai tabi (わたしの終わらない旅 , mi viaje sin final). Su película, o su trayectoria vital. Heredera del activismo antinuclear de su madre, viuda de un militar norteamericano fallecido por las secuelas del armamento químico usado en Vietnam, hermana de una residente en Guernsey, frente a las contaminadas costas del cabo de La Hague… Era inevitable que la magnitud de un desastre nuclear como el de Fukushima espoleara a Sakata para tomar su cámara. Debido a la inflación de documentales sobre Fukushima, y tal vez por no resbalar por la cuesta abajo que lleva a espectacularizar el reciente drama humano, oscureciendo con ello el fondo de la cuestión, la directora decide salir de su país al encuentro de otras situaciones ya medio enterradas por el tiempo transcurrido y el desinterés.

Es así como nos alerta de la grave situación de las costas normandas, haciendo que me venga a la memoria algún buen amigo, sinceramente preocupado por mi alimentación en el Japón post-Fukushima. En la planta de procesamiento de La Hague, Francia refina materiales radiactivos residuales de sus propias centrales pero también importados de, oh sorpresa, Japón. Mientras los medios de comunicación comentan con preocupación (y veo bien que lo hagan) los filtrados de agua radioactiva de Fukushima, obvian el desagüe que, sin accidente de por medio ni pudor alguno, vierte los líquidos sobrantes directamente al canal de la Mancha, con elementos radiactivos que se pueden rastrear por toda la costa norte francesa, belga y holandesa.

De vuelta al Pacífico, una visita a los olvidados oriundos de Bikini, a cuya isla siguen sin poder regresar en un forzado y traumático destierro. La ruta progresa por el Asia central para mostrarnos las secuelas de los test nucleares soviéticos en Semipalatinsk. Y acaba, claro, en el punto de partida. En Japón, con el recuerdo del coraje de una madre que dedicó su vida a combatir al átomo, pese a no haber sufrido nunca de forma directa sus consecuencias.

En esta cinta no hay ejercicios de estilo ni exploraciones formales. Se trata simplemente de un film pertinente, rodado en un tono que no es impertinente. ¿O sí lo es? Con la misma serenidad que Sakata anuncia su preferencia por no alzar la voz y, en estos oscuros tiempos de voluntad censora, confiar en el espectador y su capacidad de leer entre líneas, la película deja que el testimonio hable por sí mismo. Y en ese tono recupera un video del archivo, en el que la madre de la realizadora, poos meses antes de morir, levanta su frágil voz ante un imponente auditorio político. Brevemente, sin subrayados, se incluyen dos fragmentos de la respuesta en ese mismo auditorio del lobby nuclear. Quien contestó que la tecnología nuclear es segura, en 2011 lideraba (es un decir, ocupaba un alto cargo) la empresa de gestión de la central de Fukushima. Quien respondió que la energía atómica se orienta al bienestar ciudadano, ocupa actualmente la gobernación de Tokyo. Una frase anteriormente escuchada resuena en este punto: alrededor de una central nuclear contamina tanto el uranio como el dinero, el uno abre heridas, el otro cierra ojos.

Sakata declara, con su título, una voluntad de no frenar su impulso. En su discurso afirma que no está sola, que son muchas las personas concienciadas en todo el mundo. En nuestras manos está acompañarla en este viaje. ¿Cuál será la próxima etapa…?

owaranai

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow Eigavisión on WordPress.com
%d bloggers like this: