Eigavisión

Un espacio de reflexión sobre cine japonés

Visita a Nara para conocer el NIFF

Asistí a la cuarta edición del Nara International Film Festival gracias a una invitación personal de su equipo de promoción internacional, por lo que sólo puedo empezar esta entrada, como es de justicia, con mi agradecimiento a Takamatsu Miyuki y Nakamura Momoko por su amabilidad y atenciones en estos días de festival. Su intermediación me ha dado pie a conocer de primera mano un festival pequeño en dimensiones y alcance, pero repleto de buenas ideas. Uno de esos certámenes con potencial para generar “cortocircuitos” en la cultura cinematográfica, robando las palabras de del profesor Markus Nornes, tanto a nivel creativo como de distribución del conocimiento fílmico.

Se trata de un acontecimiento bianual, donde se combinan los atractivos que habitualmente se ponen como gancho para público y prensa –alfombra roja, sección oficial a concurso– con espacios pensados para descubrir y potenciar nuevos valores individuales y formas de concebir el discurso cinematográfico. También tiene una vertiente local, en la que se trata de implicar a los vecinos de la ciudad y dinamizar su actividad lúdica y cultural. La implicación con la localidad que acoge el evento acaba de redondear la apuesta, con el magnífico escenario urbano de Nara como telón de fondo de la función.

Y claro, tratándose de un acontecimiento cinematográfico en Nara, a nadie sorprenderá que el cerebro tras la operación se Kawase Naomi. Alrededor de la ya veterana cineasta, fundadora y directora ejecutiva del evento, gravita todo el universo NIFF. Es su mediación la que atrae directores y proyectos de interés a las pantallas del festival; su figura es la que moviliza a la prensa; su prestigio el que lleva a los jóvenes creadores a participar tanto en las diversas secciones  de exhibición como en los talleres que articulan la semana corta de actividades del festival.

P1110070.JPG

Kawase inaugura la alfombra roja haciéndose acompañar por personalidades locales que han contribuido a impulsar el NIFF. De fondo (a la derecha) se asoma y preside el desfila la cubierta del imponente templo Todaiji  

En estas secciones parece quererse destacar NARAtive, que tanto en el libreto de mano como en el catálogo oficial aparecen en primer lugar, destacando incluso sobre la sección competitiva oficial. NARAtive invita a presentar proyectos fílmicos a desarrollar en la provincia de Nara. Entre ellos se escogerá uno y se le ofrecerá financiación y apoyo logístico para llevar la producción a la sesión inaugural de la siguiente edición. Es así como pudimos disfrutar el estreno de una interesante The Wolves of the East (東の狼 Higashi no ookami, 2016, Carlos M. Quintela) en la gran pantalla dispuesta en el incomparable entorno del parque Kasugano.

También se ofrece la sección NARA-wave, integrada por cortos y mediometrajes a cargo de cineastas en formación. También se proyectaron cuatro piezas traídas del proyecto Cinéfondation del Festival de Cannes, certamen que tanto protagonismo acapara en la actividad que el NIFF, y Kawase a título personal, cuida y divulga con mayor empeño.

P1110278.JPG

Los jóvenes participantes del taller posando junto a sus tres anfitriones.

 

Y es que el taller para jóvenes cineastas parece ser la joya de la corona. La sesión inaugural contó con una presencia de medios que más que doblaba a la de participantes, todo ello convenientemente estimulado por la organización. Con la participación del actor Bessho Tetsuya, en calidad de presidente-fundador del festival Short Shorts, y del emergente director Fukada Koji, con su reciente éxito en Cannes bajo el brazo. Precisamente, la sesión con que Kawase y sus invitados daban por iniciado el workshop, se titulaba Road to Cannes, evidenciando por enésima vez el acento que los cineastas nipones menos vinculados a los resortes industriales ponen en su promoción internacional, con los centros europeos de legitimación como diana prioritaria. Algo que rubricó de forma expresa Fukada, sentenciando la imposibilidad de la limitada cinematografía nacional para hacer frente y reproducir la producción que llega de Hollywood, lo que en su opinión determina la necesidad de apuntar hacia Europa. Tampoco se le escapa a nadie la vinculación personal y profesional de Kawase con el gran certamen de la Costa Azul.

La directora se refirió sin ambages a la pérdida de protagonismo del cine nipón en el contexto internacional durante las dos últimas décadas. Partiendo de una posición de privilegio por gozar del interés cinéfilo y de una posición de dominio a nivel regional, el declive tanto en términos comerciales como de vigor creativo ha supuesto verse superados por el resto de cinematografías del Asia Oriental. En la falta de visión internacional encuentra la explicación y basa su receta para superar el trance. La proyección internacional es la clave de bóveda y encuentros como el que se promueve en el NIFF una posible herramienta, al compartir experiencias e ideas con los hipotéticos cineastas del futuro.

Es así como un pequeño evento local tiene la ambición, y la capacidad potencial, de ejercer como acicate de transformaciones de alcance global en la creación y circulación de productos cinematográficos.

NIFF2016.jpg

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow Eigavisión on WordPress.com
%d bloggers like this: